Carboxiterapia – Todo lo que debes saber

La Carboxiterapia, también conocida como terapia de dióxido de carbono o CDT es cada vez más ampliamente utilizada en clínicas de estética o terapéutica.

Constantemente nos están informado a través de los medios de comunicación que todos debemos tratar de reducir la producción de dióxido de carbono o CO2, ya que se considera que es un gas muy destructivo que está aumentando el efecto invernadero del planeta y que contribuye al cambio climático global, sin embargo, parece que hay una aplicación buena para este gas invisible que todos respiramos a diario, es decir, para el rejuvenecimiento de la piel y reducción de la celulitis.

Qué es la Carboxiterapia

A continuación explicaremos el objetivo de este nuevo uso para el dióxido de carbono:

El dióxido de carbono está, como su nombre indica, formado por un átomo de carbono (C) y dos átomos de oxígeno (O), por lo tanto CO2. Es un gas invisible e inodoro producido por todos los seres humanos y animales durante la respiración y absorbido por las plantas y árboles para su uso en un proceso llamado fotosíntesis, que ayuda a su crecimiento y a su vez produce más oxígeno para respirar.

El CO2 también se produce por la quema de combustibles, tales como los gases de escape de los automóviles y en la producción de electricidad procedente de centrales eléctricas de carbón, por lo que las preocupaciones con respecto a su producción a lo largo del tiempo han llevado a muchos grandes productores a tratar de compensar su producción de dióxido de carbono a través de la plantación de más bosques.

Por otro lado, también tiene propiedades que lo hacen útil para la comunidad médica. Una de estas propiedades es su capacidad vasodilatadora, es decir, la capacidad de relajar los músculos de los vasos sanguíneos y permitir que se dilate o expanda.

La dilatación de los vasos sanguíneos conduce a una disminución de la presión arterial y un mejor flujo de sangre rica en oxígeno a todo el cuerpo.

Los efectos beneficiosos del dióxido de carbono en la salud fueron descubiertos por primera vez en Francia en la década de 1930 cuando se observó que el baño en las piscinas de agua rica en dióxido de carbono en los balnearios contribuía a acelerar la cicatrización de heridas.

La Carboxiterapia, uso terapéutico y médico

La Carboxiterapia, uso terapéutico y médico del dióxido de carbono, ha sido utilizado por la comunidad médica en Europa durante hace más de 60 años, habiendo sido investigado en Francia en la década de 1950 por un grupo de cardiólogos que utilizaron la terapia en el tratamiento de pacientes con diversas enfermedades causadas por la circulación sanguínea y problemas de acumulación de grasa en sus arterias.

Posteriormente, el tratamiento se aplicó a pacientes con problemas de celulitis, donde la circulación sabemos que es muy pobre, y ahora es ampliamente utilizado para una variedad de otras indicaciones estéticas.

¿Cómo funciona la Carboxiterapia?

El cuerpo humano se compone de muchos tipos diferentes de células dentro de nuestros órganos más importantes y nuestra piel. Todos ellas realizan trabajos diferentes, pero todas requieren energía para hacerlo, la cual toman a través del oxígeno y luego crean el dióxido de carbono como producto de desecho.

Las imperfecciones de nuestro cuerpo, como los círculos oscuros alrededor de los ojos, cicatrices y celulitis se cree que son causadas, en parte, por la mala circulación de la sangre en esas zonas, y por lo tanto un suministro deficiente de oxígeno.

La Carboxiterapia se dice que trabaja simplemente engañando al cuerpo, mediante la inyección de una pequeña cantidad de gas de dióxido de carbono en la zona, además de aumentar el envío de oxígeno cargado de células rojas de la sangre a la zona para recoger el dióxido como residuo.

Al aumentar la cantidad de oxígeno que llega a las células de la zona, estas se vuelven más activas y por lo tanto aceleran la curación o cualquier producción de nuevas células necesarias para rejuvenecer la zona.

¿Qué sucede durante el tratamiento Carboxiterapia?

Las indicaciones estéticas más comunes para el tratamiento con carboxiterapia son para la celulitis y la reducción de grasa localizada, estrías, cicatrices de acné, laxitud de la piel y la reducción de arrugas. Los tratamientos se realizan generalmente en la cara, cuello, brazos, abdomen y muslos.

La Carboxiterapia, tal como se realiza en la clínica estética, es de naturaleza similar a la técnica de mesoterapia, pero se utiliza para inyectar pequeñas cantidades de gases medicinales de dióxido de carbono por debajo de la superficie de la piel en lugar de pequeñas cantidades de una formulación líquida.

Esto se hace mediante una serie de pequeñas inyecciones con una aguja fina unida a una manguera que suministra la dosis del gas en un flujo controlado a través de una máquina especialmente diseñada.

Dependiendo de la zona a tratar, puede ser posible ver el gas a medida que viaja a través de las capas superficiales de la piel como una pequeña protuberancia. En el caso de tratamiento de la celulitis, el dióxido de carbono se introduce más profundamente en la capa subcutánea de la piel.

El tratamiento, por lo general, es indoloro aunque algunas personas pueden sentir una sensación de incomodidad, presión o ardor cuando el gas penetra en los tejidos, dependiendo del área tratada. Un anestésico tópico se puede aplicar a la piel si es necesario.

Efectos secundarios de la Carboxiterapia

Los efectos secundarios incluyen hinchazón leve, enrojecimiento (causada por la vasodilatación), dolor y hematomas en la zona de la inyección que pueden durar entre 1 – 5 días, dependiendo de la zona, y en el caso del tratamiento de la celulitis una sensación de calor en la región que puede permanecer hasta 24 horas. Bañarse o nadar se debe evitar en las primeras horas después del tratamiento Carboxiterapia.

Tratamiento de las estrías con Carboxiterapia

En el caso de tratamiento de las estrías, se dice que estas responden mejor al tratamiento cuando son más recientes y de color rojizo, en lugar de cuando son mayores y más descoloridas.

Las estrías más recientes normalmente necesitan ser tratadas una vez a la semana durante 2 a 4 semanas, aunque en algunos casos una sola sesión es suficiente, dependiendo de su gravedad y las estrías con más tiempo pueden llegar a necesitar entre 3 o 4 sesiones de tratamiento en 3 a 4 intervalos semanales.

En el caso de la reducción de la celulitis, la introducción del CO2 dentro de la piel se combina con un masaje manual para ayudar a distribuir el gas y hacer que circule dentro de los tejidos. Cuando entra en contacto con las células de grasa, se dice literalmente que las mata mediante la estimulación de una reacción metabólica o mecanismo de quema de grasa del cuerpo.

El efecto vasodilatador en los vasos sanguíneos que rodean las células grasas aumenta la cantidad de oxígeno y el flujo sanguíneo a la zona que elimina la acumulación de líquidos y toxinas entre las células que causan el drenaje linfático, y también mejora la elasticidad de las áreas de piel más profunda por estimular la producción de nuevo colágeno, dando lugar a una renovación en las capas superiores, que reduce todos esos efectos asociados a la celulitis como puede ser la piel de naranja.

En resumen, la carboxiterapia es un tratamiento todavía muy nuevo en Europa en términos del número de profesionales que ofrecen este tipo de tratamiento y debidamente capacitados y entrenados para llevar a cabo el procedimiento.

A pesar de la amplia variedad de problemas estéticos en los que la carboxiterapia se puede indicar, parece ser que la gran mayoría de los datos recogidos y tratamientos realizados son para la reducción de la celulitis y del tejido graso. Los tratamientos relacionados con el contorno del cuerpo es una de las mayores áreas en crecimiento dentro de la parcela de la estética.

Leave a Reply